En el mercado actual las ventas de coches usados duplican a las de coches nuevos, muchas personas fundamentalmente por razones económicas se deciden por un coche de segunda mano, aunque en muchas ocasiones se consiguen vehículos en muy buen estado, comprar un coche usado siempre tiene sus riesgos, por lo que es recomendable tomar las precauciones necesarias para minimizarlos.

Un coche de ocasión, muchas veces resulta ser un buen negocio, sin embargo este tipo de compra tienes sus propias ventajas y desventajas, la más resaltante de estas últimas es lo difícil que resulta saber a ciencia cierta cómo ha sido el trato que ha recibido el coche y con qué regularidad se le ha hecho el mantenimiento general, mientras más antiguo sea el coche, más difícil resulta determinarlo.

Aunque esto no debe desanimarte, ya que existen algunos detalles a tomar en consideración que te servirán para comprobar si los diferentes componentes del coche están en las condiciones adecuadas, lo que te ayudará a elegir el coche que se ajuste a tus gustos y presupuesto.

Lo primero que debes hacer es determinar el tipo de coche que necesitas, un compacto de uso urbano, un utilitario, un todoterreno o una berlina. Es muy importante que sepas que tipo de coche quieres adquirir para que puedas definir los criterios para hacer una búsqueda exitosa.

No debes precipitarte, el mercado de coches de segunda mano es amplio y existen muchas opciones, por ello lo mejor es informarte y comparar los distintos coches que se adaptan a tus necesidades y cuyo precio puedas pagar. En internet existe gran variedad de sitios que muestran los coches clasificados por tipo o precio y muestran sus características más resaltantes.

Una vez has hecho una selección debes revisar que el coche cuente con todos los papeles en regla y revisa que no tenga algún embargo, es importante saber si cuenta con un seguro y si dispone de algún historial de mantenimiento y reparaciones efectuadas.

Es de suma importancia que examines todo el coche tanto su exterior como su interior, si te es posible asesórate con algún especialista en el área, para que te ayude a revisar la parte mecánica y a determinar su estado real. Finalmente es importante que conduzcas el coche y te des cuenta cómo funciona.