A la revista australiana DNA no se le ocurre otra cosa que calentarnos el tórrido verano (aunque a ellos todavía les queda un mes de invierno) con su lista de los 50 hombres más sexys vivos. Y demuestran que la cosecha del 2011 de actores, modelos, deportistas, artistas,… es muy buena.

Entre tantos para escoger aplaudo uno a uno los nombres de sus elegidos, de los que me gustaría destacar a los siguientes.

Ya me dirás si estás de acuerdo…

Ben Cohen: hetero, jugador de rugby, y el más apoya la causa LGBT. Bravo por él, y por ese pecho peludo.

Bo Roberts: confeso que no sabía quién era, pero ese brazo suyo me hipnotiza y me ha atraido para acabar por aquí. Por lo visto es un ex-boxeador que cambió los cuadriláteros para ser modelo. Tiene unos ojos azules que parecen de cristal.

Courtney Grant: modelo que ya apareció por este blog. La sugerente transparencia del slip atrae mi mirada sin remedio. Eso es una polla, sí señor.

Darren Criss: otro pecho lobo que además canta como los ángeles. En este blog le rindo devoción siempre que puedo.

Eliad Cohen: para pecho lobo el de este israelí, del que lo único que no me gustará es que estará circuncidado como buen judío. Se le conoce por haber participado en unos videos promocionales bastante ridículos que conocía pero no han acabado por aquí por que no me impactaron, la verdad.

Henry Cavill: que va a hacer un estupendo Superman, y le da motivos para querer ver la película de “The inmortals”. ¡Sale guapísimo!

Joe Manganiello: una de las razones para ver True Blood. Muso y dios de este blog. Imprescindible. Impresionante. Indescriptible.

Kris Evans: y no es protagonista de Capitán América, que también sale en el listado de hombres más guapos, junto con el protagonista de Thor. No. Éste por lo visto es el actor porno revelación. No sabía nada. Será hora de ponerse al día, después de medio ver lo que ese pantalón no tapa del todo.

Matt Bomer: le tengo muchas ganas a su serie “De guante blanco” sólo porque la protagoniza él, y porque sale New York. Guapo como él solo.

Ryan Barry: Ni idea de quién es (que si modelo, que si novio de Reichen Lemhkuhl), pero ¡mirad qué culo! Merece en ese Olimpo para siempre. O hasta que se le caiga, que ya sabemos que dentro de 100 años todos calvos, y con el culo caído.

Ryan Kwanten: otra de las razones para ver True Blood. Dicen que en los pocos capítulos que quedan de la actual cuarta temporada en emisión se liará con Hoyt (pero siempre en un sueño, que estos son muy dados a tomar un poquito de sangre de vampiro y ponerse cachondos perdidos).

Gracias a @TonyTornado2 via A cause des Garçons. Web oficial DNA