Este final de concierto de Mika en San Francisco ha sido grabado por Bernardo Hernández, tio al que admiro y ni sabe que existo, claro.

Merece la pena ver el video entero porque cuando parece que la apoteosis ha acabado aún queda más confeti por venir.

Como me hubiera gustado estar en la lluvia multicolor.