Hoy llueve tremendamente por aquí. Y al destino no se le ocurre otra cosa que hacer que me tope sin querer con videos como este. O el de Marco da Silva disfrutando del tacto con Janet Jackson. Me quiero morir, claro…