En el trabajo acumulamos muchas tensiones, más cuando las situaciones monetarias nos deshacen el salario, por lo que es muy bueno cubrirse de alegría y hacer ejercicios para tener mejor actitud. Lo aprendimos en poco tiempo con un jefe un poco loco, que hacía gimnasia en la agencia. Su secretaria lo pillaba renovando la marcha y bajando el estrés.

Entonces, nos contó un día que su jefe al notar que ella se sorprendía por sus ejercicios le explicó de qué se trataba. Le dijo que hacía ejercicio para evitar la tensión nerviosa y el agotamiento de su cuello pues por sus labores pasaba muchas horas sentado, entonces su médico le recomendó hacer repeticiones para mejorar el equilibrio y la respiración.

Leer más