María José una quinceañera que soñaba con su viaje de cumpleaños, se la pasaba imaginando que viajaría a un sitio precioso y especial, donde podría divertirse y compartir nuevas experiencias con gente de su edad. En algunos momentos casi podía saborear la comida exquisita que le servirían en los banquetes del crucero soñado.

Muchas veces las amigas la veían un tanto extraña, sequía fantaseando con su estadía y su viaje de quinceañera con la certeza de que tendría un servicio excepcional y solo para ella. Con lo cual traería los mejores recuerdos para contarles a sus amigos y por supuesto tenía muchas expectativas para colgar fantásticas imágenes en sus redes sociales.

Era tal la emoción de María José con su regalo de quince que su anhelo se había convertido en tema de conversación con sus amigas más cercanas. Les mostraba fotos de las opciones que había conversado con sus padres, de dónde les había propuesto que quería viajar a lo que ellos habían accedido. Pero le habían dicho que sería una sorpresa.

La niña no se concentraba en sus clases porque se imaginaba tomándose muchas fotos en una playa caribeña donde iría a vacacionar para celebrar su cumpleaños, también un día investigó sobre cómo eran las habitaciones para las quinceañeras y observó fotos espectaculares de habitaciones confortables, con tina y acceso a internet.

En promociones consiguió un paquete turístico en un hotel cinco estrellas con piscina, con cascada y toboganes súper divertidos. También, con un lago cristalino donde se podía pedalear para mover sus botes y además planes para ir a practicar deportes extremos o fiestas espectaculares con temas muy inspiradores.

Realmente, no tendría tiempo para el aburrimiento porque en otras opciones le ofrecían canchas de tenis, voleibol de playa, gimnasio a cualquier hora o bicicletas incluidas para recorrer las extensas instalaciones del hotel.

Llegó el día que los padres revelaría su sorpresa, efectivamente tenían los boletos del viaje de quince años de María José, la gran sorpresa es que la abuelita había colocado una suma importante de regalo para que pudiese ir acompañada de sus padres y su hermanita.