Un día tuve que hacer un largo viaje en tren un poco contrariada porque iba a hacer una diligencia de trabajo a la cual no le veía ningún sentido, por lo que mi actitud era negativa, no estaba disfrutando del paisaje, ni quería hablar con el pasajero que iba al lado, mucho menos podía conseguía dormir un poco. Pero, sucedió algo que cambió el escenario.

Cuando pensaba que todo el viaje sería un verdadero aburrimiento, escuché que una persona que estaba cerca empezó hablar con su compañero de cómo había podido perder peso, solo comiendo sus alimentos favoritos. Inmediatamente, me interesé por la conversación y mi ánimo cambió porque me interesé en ello. ¡Gracias a Dios!.

Decía que solo con asumir una alimentación balanceada basada en la pirámide alimenticia había logrado perder peso de manera muy rápida. Explicaba que solo trata de comer raciones con un peso máximo de unos cien gramos no más, pero sin privarse de nada. Claro también comentó que hacía una rutina sencilla de ejercicios diversos que hacía a diario.

Lo más interesante de su comentario, es que recuerdo con claridad que decía que no había sufrido ningún efecto secundario porque comía muchas proteínas y además carbohidratos y fibra, por lo que tenía una dieta básicamente natural y muy segura. Indicó del mismo modo que las raciones de alimentos le proveían los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios.

Ese día entorpecido por ese viaje contrariado en el tren, de alguna manera cambió mi forma de ver la comida, no porque no conociera gran parte de esa información nutricional que muchas veces la estudiamos hasta en la escuela, sino porque la persona mostraba sus fotografías de cómo estaba antes, de iniciar su dieta donde comía sus alimentos favoritos.

Ahora, tengo mejor actitud hacía comer lo que cuide a mi organismo y ahora conozco más de parte de expertos que he consultado, por lo que como hasta cinco raciones pequeñas de carbohidratos al día repartidas en horas de comida, que acompaño con pasta, pan o arroz e iguales cantidades de pollo o pescado. Además, de cereales, frutas y vegetales.